BLOGOSFERA 21

Enlaces y sitios relacionados con migraciones.

Reflexiones sobre los beneficios del estudio de las migraciones de forma inter-disciplinar. Entrevista a Peggy Levitt.

El blog Migraciones sin fronteras (Migrations sans frontières), publicaba el 21 de agosto de 2017 esta entrevista (en inglés) a una de las investigadoras que inició la teoría transnacional de las migraciones. Peggy Levitt, que ha visitado España en algunas ocasiones, reflexiona sobre los aportes de la teoría transnacional, así como la necesidad de estudiar las migraciones desde una perspectiva multidisciplinar, para captar todas las esferas de fenómenos complejos como son la movilidad de las personas. Reblogueamos esta entrevista desde el sitio original, podéis encontrar el enlace a la entrevista al final de la entrada. Buena lectura!

A discussion with Peggy Levitt about the importance of decompartmentalizing Migration Studies and of engaging in inter-disciplinary conversations to better understand human mobility and diversifying societies. The ways we are in the world have changed. The world is highly global and interdependent. Many people are internal or international migrants who embrace multiple affinities and […]

via How Can Migration Theory Do Better? — Migrations sans frontières / Migration Without Borders

“No culpéis a los traficantes: la verdadera industria de la migración”

Compartimos con vosotros esta entrada publicada hoy por el investigador Heine de Haas en su blog personal. Sabéis que somos seguidores de este blog y hoy no podíamos dejar de compartir su última entrada por la claridad de sus palabras sobre el tráfico de personas y los verdaderos elementos que han dado lugar a su apariciaón, las políticas migratorias de la Unión Europea. Para exponer sus argumentos recurre al caso de la entrada en vigor de visado en España e Italia hacia los países de Norte de África en los años 90.

Podéis acceder a la entrada original directamente en el sitio de su autor.

Don’t blame the smugglers: the real migration industry

The billions spent on the militarisation of border controls over the past years have been a waste of taxpayers’ money. As we are able to witness during the current ‘refugee crisis’, increasing border controls have not stopped asylum seekers and other migrants from crossing borders. As experience and research has made abundantly clear, they have mainly (1) diverted migration to other crossing points, (2) made migrants more dependent on smuggling, and (3) increased the costs and risks of crossing borders.

The fact is that 25 years of militarising border controls in Europe have only worsened the problems they proclaim to prevent. As a very useful graph (see below) drawn by the prominent migration researcher Jørgen Carling illustrates, the EU has been caught up in a vicious circle in which increasing number of border deaths lead to calls to ‘combat’ smuggling and increase border patrolling, which forces refugees and other migrants to use more dangerous routes using smugglers’ services. Longer and more dangerous routes means more people who get injured or die while crossing borders, which then leads to public outrage and calls for even more stringent border controls.

Source/author: Jorgen Carling

In the current panic about the issue, it is often forgotten that so-called ‘boat migration’ across the Mediterranean is a 25-year old phenomenon that started when Spain and Italy introduced (Schengen) visas for North Africans. Before that, Moroccans, Algerians and Tunisians could travel freely back and forth to work or go on holiday. And so they did in significant numbers. However, this migration was largely circular. Most migrants and visitors would go back after a while, to be close to family and friends, because life back home is less expensive, and because they could easily re-migrate. This experience exemplifies that open migration doors tend to be revolving doors.

With the introduction of Schengen visas in 1991, free entry into Spain and Italy was blocked, and North Africans who could not obtain visas started to cross the Mediterranean illegally in pateras, small fisher boats. This was initially a small-scale, relatively innocent operation run by local fishermen. When Spain started to install sophisticated, quasi-miltary border control systems along the Strait of Gibraltar, smuggling professionalised and migrants started to fan out over an increasingly diverse array of crossing points on the long Mediterranean and Atlantic coastlines. The diversification of crossing points continued over the 2000s, in which migrants started to cross not only from Morocco and Tunisia, but also Algeria, Libya to Italy and Spain, and from the West African coast towards the Canary Islands.

While in the 1990s most people crossing were young Moroccans, Algerians and Tunisians attracted by employment opportunities in southern Europe, over the 2000s an increasing number of sub-Saharan migrants and refugees have joined this boat migration. The major upsurge in numbers over the last few years is mainly the result of an increasing number of Syrians joining this trans-Mediterranean boat migration. Over 2014 and 2015, increased maritime border patrolling in the Mediterranean is one of the causes (alongside the worsening of conditions in Syria and neighbouring countries) of the reorientation of migration routes towards Turkey, the Balkans and Central Europe.

So, these policies have been completely self-defeating. While politicians and the media routine blame ‘smugglers’ for the suffering and dying at Europe’s borders, this diverts the attention away from the fact that smuggling is a reaction to the militarisation of border controls, not the cause of irregular migration. Ironically, policies to ‘combat’ smuggling and irregular migration are bound to fail because they are among the very causes of the phenomenon they claim to ‘fight’.

It is therefore nonsense to blame smugglers for irregular migration and the suffering of migrants and refugees. This diverts the attention away from the structural causes of this phenomenon, and the governments’ responsibility in creating conditions under which smuggling can thrive in the first place. Smugglers basically run a business, a need for which has been created by the militarisation of border controls, and migrants use their services in order to cross borders without getting caught. Of course, in the media stories abound of smugglers deceiving migrants, and such stories are certainly true, but there is good research (for instance by Ilse van Liempt and Julien Brachet) showing that smugglers are basically service providers who have an interest of staying in business and therefore generally care about their reputation and have an interest in delivering.

Certainly, smugglers can be ruthless and regularly deceive migrants, but it should not be forgotten that smugglers deliver a service asylum seekers and migrants are willing to pay for. Without smugglers, it is likely that many more people would have died crossing borders. For many refugees and migrants, smugglers are a necessary evil. For some, smugglers can be heroes. For instance, Al Jazeera quoted African refugees in Sudan who saw smugglers as freedom facilitators, because they enabled their escape toward safer countries. The irony is that European countries have created huge market for the smuggling business by multi-billion investments of taxpayers’ money in border controls. There is no end to this cat-and-mouse game, in which smugglers constantly adapt their itineraries and smuggling techniques.

So don’t blame the smugglers. Blaming smugglers also diverts the attention away from the vested interests of the military-industrial complex involved in border controls. Under influence of the growing panic about irregular migration and the perception that (supposedly uncontrolled) migration is an imminent threat to Western societies, states have invested massive amounts of taxpayers’ money in border surveillance. Border controlling have become a huge industry, and businesses involved in building fences and walls, electronic border surveillance systems, patrolling vessels and vehicles as well as the military have a vested interest in making the public believe that we are facing an impending migration invasion and that we therefore need to ‘fight’ smugglers, as if we are indeed waging a war.

This reveals the contours of the real migration industry. Arms and technology companies have reaped the main windfalls from Europe’s delusional ‘fight against irregular migration’. As has been documented by the Migrant Files, four leading European arms manufacturers (Airbus (formerly EADS), Thales, Finmeccanica and BAE) and technology firms like Saab, Indra, Siemens and Diehl are among the prime beneficiaries of EU spending on military-grade technology supplied by these privately held companies whose R&D programs have been financed by EU subsidies. The staging of uncontrolled migration as an essential threat to Western society has also served the military, who were in search of a raison d’être after the Communist threat evaporated with the fall of the Berlin Wall.

In this way, Europe’s immigration policies have created a huge market for the private companies implementing these policies as well as smugglers. The main victims are migrants and refugees themselves, through soaring smuggler fees and an increasing death tolls. But also European taxpayers who have been deceived and lured into a delusional ‘fight against illegal migration’ by fear-mongering nationalistic politicians. While the same politicians fan the flames of xenophobia by insinuating that refugees will be a huge drain on public funds and a threat to social cohesion, they waste billions of public funds on border controls, which have not stopped irregular migration, but created a market for smuggling and increased the suffering and death toll at Europe’s borders – at least 30,000 people died in their attempt to reach or stay in Europe since 2000.

This has created a multi-billion industry, which has huge commercial interest in making the public believe that migration is an essential threat and that border controls will somehow solve this threat. According to a series of investigations by the Migrant Files, since 2000 refugees and migrants spend over €1 billion a year to smugglers to reach Europe. European countries pay a similar amount of taxpayer money to keep them out, a few companies and smugglers benefiting in the process. Since 2000, the 28 EU member states plus Norway, Liechtenstein, Switzerland and Iceland have deported millions of people, with a price tag of least 11.3 billion euro. A further billion has been spent on coordination efforts to control European borders, mainly through Frontex, Europe’s border agency. The real costs are much higher, as these figures do not include expenditures on regular border controls by individual member states.

Across the Atlantic, similar same dynamics can be found on the US-Mexican border, where soaring public expenditure on border controls has fuelled a military-industrial complex consisting of arms manufacturers, technology firms, (privatized) migrant detention centres, the military and state bureaucracies involved in deporting people. In a study entitled Immigration Enforcement in the United States: The Rise of a Formidable Machinerypublished in 2013, the Migration Policy Institute (MPI), a Washington-based migration think tank, calculated that the US government spent $187 Billion on Federal Immigration Enforcement between 1986 and 2012.

To put this in perspective, the same report showed that $18 billion spent in 2012 are 24% higher, then the combined costs on all other principal federal criminal law enforcement agencies (FBI, Drug Enforcement Administration, Secret Service, U.S. Marshals Service and Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives). While these costs are staggering, they have created a huge parallel market for smugglers (coyotes) helping migrants from Mexico and, increasingly, Middle America, to defy border controls.

So, instead of blaming smugglers, it is important to be aware governments have in many ways created their own monster by pouring massive public funds in the migration control industry. Like the mythological Hydra of Lerna, for which each head lost was replaced by two more, each time a migration route is blocked such as through erecting a fence, it will create an ever expanding market for smugglers helping people to get over, under or around migration barriers. This has led to an unintended increase in the area that countries have to monitor to ‘combat’ irregular migration to span the entire European external border, making the phenomenon less, instead of more, controllable.

National politicians arguing that border controls can solve the current ‘refugee crisis’ are thus selling illusions. The current situation in the Balkans and Central Europe makes this abundantly clear. As long as violent conflict persists in countries like Syria, as well as labour demand for undocumented migrant workers, people will keep on coming, in one way or another.

There is no easy ‘solution’ to this problem, but it should be clear that the solutions of the past have been a counterproductive waste of money and have cause unspeakable suffering. Notwithstanding its limitations, the agreement reached on 22 September by the European Union member states to share responsibility by spreading refugees over Europe, is hopefully a first sign that the public and governments have finally come to realise that, public funds are better spent on providing concrete support and access to refugee status determination procedures to asylum seekers as well as supporting the countries hosting largest numbers of refugees (such as Turkey, Syria and Jordan).

Although many obstacles are still in the way of reaching a truly European immigration and refugee policy, this hopefully sets an important precedent towards real solutions, away from the delusional politics of wasting taxpayers money on the militarisation of borders.

*Heine de Haas es Profesor de Sociología de la Universidad de Amsterdam, Investigador asociado del Instituto de Migraciones Internacionales (IMI) de la Universidad de Oxford.

(más…)

La visión de Hein de Haas sobre el concepto expatriado

Reblogueamos aquí un artículo publicado por el investigador Heine de Haas tratando el tema del concepto “expatriado”. Una interesante reflexión sobre cómo distinguimos entre inmigrante y expatriado. Si bien es cierto que el término expatriado responde a una condición laboral cuando se está contratado en una empresa matriz y se es destinado a una filial en otro país, a menudo se utiliza como una alternativa al término inmigrante. El artículo está disponible en su blog personal que os recomendamos. (más…)

Revista Pueblos

Reblog: Lo más peligroso es la islamofobia

Por desgracia los acontecimientos mandan y en muchas ocasiones, no en la dirección que nos gustaría. Teníamos una nueva serie pensada para iniciar el año, pero creemos que no es momento. Ese espacio queremos dedicarlo a conpartir éste artículo que publicaban hoy mismo en Revista Pueblos sobre lo sucedido ayer en París en la sede de Charlie Hebdo. Compartimos en Golondrinas 21 el artículo completo al que puedes acceder en su sitio original pinchando aquí.

cabecera_web_2014

Lo más peligroso es la islamofobia

El atentado fascista en París contra la redacción del semanario ‘Charlie Hebdo’, que ha arrebatado la vida a 12 personas, entre ellas a los cuatro dibujantes Charb, Cabú, Wolinsky y Tignous, deja una doble o triple sensación de horror, pues está agravada por una especie de eco amargo y sucio y por una sombra de amenaza inminente y general. Está sin duda el horror de la matanza misma por parte de unos asesinos que, con independencia de sus móviles ideológicos, se han situado a sí mismos al margen de toda ética común y por eso mismo fuera de todo marco religioso, en su sentido más estricto y preciso.

Pero está también el horror de que sus víctimas se dedicaran a escribir y a dibujar. No es que uno no pueda hacer daño escribiendo y dibujando -enseguida hablaremos de esto-; es que escribir y dibujar son tareas que una larga tradición histórica compartida sitúa en el extremo opuesto de la violencia; si se trata además de la sátira y el humor, nadie nos parece más protegido que el que nos hace reír. En términos humanos, siempre es más grave matar a un bufón que a un rey porque el bufón dice lo que todos queremos oír -aunque sea improcedente o incluso hiperbólico- mientras que los reyes sólo hablan de sí mismos y de su poder. El que mata a un bufón, al que hemos encomendado el decir libre y general, mata a la humanidad misma. También por eso los asesinos de París son fascistas. Sólo los fascistas matan bufones. Sólo los fascistas creen que hay objetos no hilarantes o no ridiculizables. Sólo los fascistas matan para imponer seriedad.

Pero hay un tercer elemento de horror que tiene que ver menos con el acto que con sus consecuencias. Ahora mismo -lo confieso- es el que más miedo me da. Y es urgente advertir de lo que nos jugamos. Lo urgente no es impedir un crimen que ya no podemos impedir; ni tampoco condenar asqueados a los asesinos. Eso es normal y decente, pero no urgente. Tampoco, claro, espumajear contra el islam. Al contrario. Lo verdaderamente urgente es alertar contra la islamofobia, precisamente para evitar lo que los asesinos quieren -y están ya consiguiendo- provocar: la identificación ontológica entre el islam y el fascismo criminal. La gran eficacia de la violencia extrema tiene que ver con el hecho de que borra el pasado, el cual no puede ser evocado sin justificar de alguna manera el crimen; tiene que ver con el hecho de que la violencia es actualidad pura, y la actualidad pura está siempre preñada del peor futuro imaginable. Los asesinos de París sabían muy bien en qué contexto estaban perpetrando su infamia y qué efectos iban a producir.

El problema del fascismo y de su violencia actualizadora es que se trata siempre de una respuesta. El fascismo está siempre respondiendo; todo fascismo se alimenta de su legitimación reactiva en un marco social e ideológico en el que todo es respuesta y todo es, por tanto, fascismo. El contexto europeo (pensemos en la Alemania anti-islámica de estos días) es la de un fascismo rampante. En Francia concretamente este fascismo blanco y laico tiene algunos valedores intelectuales de mucho prestigio que, a la sombra del Frente Nacional de Le Pen, llevan calentando el ambiente desde púlpitos privilegiados a partir del presupuesto, enunciado con falso empirismo y autoridad mediática, de que el islam mismo es un peligro para Francia.

Pensemos, por ejemplo, en la última novela del gran escritor Houellebecq, Sumisión (traducción literal del término árabe “islam”), en la que un partido islamista gana al Frente Nacional las elecciones de 2021 e impone la “charia” en la patria de Las Luces. O pensemos en el gran éxito de las obras del ultraderechista Renaud Camus y del periodista político del diario Le Figaro Eric Zemour. El primero es autor de Le grand remplacement, donde se sostiene la tesis de que el pueblo francés está siendo “reemplazado” por otro, en este caso -obviamente- compuesto de musulmanes extraños a la historia de Francia. El segundo, por su parte, ha escrito El suicidio francés, un gran éxito de ventas que rehabilita al general Petain y describe la decadencia del Estado-Nación, amenazado por la traición de las élites y por la inmigración. Hace unos días en Le Monde el escritor Edwy Plenel se refería a estas obras como depositarias de una “ideología asesina” que “está preparando Francia y Europa para una guerra”: una guerra civil- dice- “de Francia y Europa contra ellas mismas, contra una parte de sus pueblos, contra esos hombres, esas mujeres, esos niños que viven y trabajan aquí y que, a través de las armas del prejuicio y la ignorancia, han sido previamente construidos como extranjeros en razón de su nacimiento, su apariencia o sus creencias”.

Este es el fascismo que estaba ya presente en Francia y que ahora “reacciona” -puro presente- frente a la “reacción” -pura actualidad asesina- de los islamistas fascistas de París. Da mucho miedo pensar que a las 7 de la tarde, mientras escribo estas líneas, el trending topic mundial en twitter, tras el tranquilizador y emocionante “yo soy Charlie”, es el terrorífico “matar a todos los musulmanes”. La islamofobia tiene tanto fundamento empírico -ni más ni menos- que el islamismo yihadista; los dos, en efecto, son fascismos reactivos que se activan recíprocamente, incapaces de hacer esas distinciones que caracterizan la ética, la civilización y el derecho: entre niños y adultos, entre civiles y militares, entre bufones y reyes, entre individuos y comunidades. “Matad a todos los infieles” es contestado y precedido por “matad a todos los musulmanes”. Pero hay una diferencia. Mientras que se exige a todos los musulmanes del mundo que condenen la atrocidad de París y todos los dirigentes políticos y religiosos del mundo musulmán condenan sin excepción lo ocurrido, el “matad a todos los musulmanes” es justificado de algún modo por intelectuales y políticos que legitiman con su autoridad institucional y mediática la criminalización de cinco millones de franceses musulmanes (y de millones más en toda Europa). Esa es la diferencia -lo sabemos históricamente- entre el totalitarismo y el delirio marginal: que el totalitarismo es delirio naturalizado, institucionalizado, compartido al mismo tiempo por la sociedad y por el poder. Si recordamos además que la mayor parte de las víctimas del fascismo yihadista en el mundo son también musulmanas -y no occidentales- deberíamos quizás medir mejor nuestro sentido de la responsabilidad y de la solidaridad. Pinzados entre dos fascismos reactivos, los perdedores son los de siempre: los inmigrantes, los izquierdistas, los bufones, las poblaciones de los países colonizados. Una de las víctimas de los islamistas, por cierto, era policía, se llamaba Ahmed Mrabet y era musulmán.

Del yihadismo fascista no espero sino fanatismo, violencia y muerte. Me repugna, pero me da menos miedo que la reacción que precede -valga la paradoja einsteiniana- a sus crímenes. El “matad a todos los musulmanes” está de algún modo justificado por los intelectuales que “preparan la guerra civil europea” y por los propios políticos que responden a los crímenes con discursos populistas religiosos laicos. Cuando Hollande y Sarkozy hablan de “un atentado a los valores sagrados de Francia” para referirse a la libertad de expresión, están razonando del mismo modo que los asesinos de los redactores del Charlie Hebdo. No acepto que un francés me diga que defender los valores de Francia implica necesariamente defender la libertad de expresión. Por muy laica que se pretenda, esa lógica es siempre religiosa. No hay que defender Francia; hay que defender la libertad de expresión. Porque defender los valores de Francia es quizás defender la revolución francesa, pero también Termidor; es defender la Comuna, pero también los fusilamientos de Thiers; es defender a Zola, pero también al tribunal que condenó a Dreyfus; es defender a Simone Weil y René Char, pero también el colaboracionismo de Vichy; es defender a Sartre, pero también las torturas de la OAS y el genocidio colonial; es defender mayo del 68, pero también los bombardeos de Argel, Damasco, Indochina y más recientemente Libia y Mali. Es defender ahora, frente al fascismo islamista, la igualdad ante la ley, la democracia, la libertad de expresión, la tolerancia y la ética, pero también defender la destrucción de todo eso en nombre de los valores de Francia.

Da mucho miedo oír hablar de “los valores de Francia”, “de la grandeza de Francia”, de ”la defensa de Francia”. O defendemos la libertad de expresión o defendemos los valores de Francia. Defender la libertad de expresión -y la igualdad, la fraternidad y la libertad- es defender a la humanidad entera, viva donde viva y crea en el dios que crea. La frase de “los valores de Francia” pronunciada por Le Pen, Hollande, Sarkozy o Renaud Camus no se distingue en nada de la frase “los valores del islam” pronunciada por Abu Bakr Al-Baghdadi. Son en realidad el mismo discurso frente a frente, legitimado por su propia reacción asesina, que bombardea inocentes en un lado y ametralla inocentes en el otro. Pierden los de siempre, los que pierden cuando dos fascismos no dejan en medio ni el más pequeño resquicio para el derecho, la ética y la democracia: los de abajo, los de al lado, los pequeños, los sensatos. De eso sabemos mucho en Europa, cuyos grandes “valores” produjeron el colonialismo, el nazismo, el estalinismo, el sionismo y el bombardeo humanitario.

Mal empieza 2015. En 1953, “refugiado” en Francia, el gran escritor negro Richard Wright escribía contra el fascismo que “temía que las instituciones democráticas y abiertas no sean más que un intervalo sentimental que preceda al establecimiento de regímenes incluso más bárbaros, absolutistas y pospolíticos”. Protegernos del fascismo islamista es proteger nuestras instituciones abiertas y democráticas -o lo que queda de ellas- del fascismo europeo. La islamofobia fascista, en Europa y en las “colonias”, es la gran fábrica de islamistas fascistas y una y otro son incompatibles con el derecho y la democracia, los únicos principios -que no “valores”- que podrían aún salvarnos. Buena parte de nuestras élites políticas e intelectuales están más bien interesadas en todo lo contrario.

Descansen en paz nuestros alegres y valientes compañeros bufones del Charlie Hebdo. Y que nadie en su nombre levante la mano contra un musulmán ni contra el derecho y la ética comunes. Esa sí sería la verdadera victoria de los fascismos de los dos lados.

Autor: Santiago Alba Rico

Pasaportes y visados: de la identidad al control de la movilidad en las fronteras

Reblogueamos esta tarde la segunda colaboración que realizamos para el blog Ssociólogos, dedicada a la función de los pasaportes y visados.

Para visitar la entrada en el blog original podéis hacerlo pinchando aquí.

Pasaportes y visados entendidos como documentos identificativos fueron concebidos en sus orígenes como una herramienta para la creación y delimitación de la ciudadanía por parte de los estados, que vendrían a legitimar su soberanía. Unos documentos que variarían en su finalidad dependiendo del momento histórico y respondiendo a objetivos específicos de los estados.

Con el paso de la Edad Media al periodo absolutista y de ahí a la creación del estado moderno, el individuo ha pasado de poseer el control de sus movimientos a necesitar una identidad creada de forma artificial (en la mayoría de los casos por oposición al otro extranjero). Una movilidad que no siembre dependía exclusivamente del individuo, sino que solía estar ligada a entidades privadas, tal y como sostiene John Torpey, como resultado de los sistemas esclavistas o de clases sociales.

Habermas y Foucault, en sus estudios sobre el poder y la autoridad de los estados, señalan a la administración necesaria para la gestión de los documentos identificativos como una forma más en la que el estado ha ido penetrando o abrazando a la sociedad, de manera que ha ido acaparando la capacidad de ejercer una autoridad cada vez mayor sobre ellas, monopolizando así dicha autoridad. Torpey señala que la visión de J. Habermas sobre la penetración del estado en la sociedad no vendría a reflejar totalmente el proceso por el cual, el estado ha conseguido monopolizar dicha autoridad, ya que considera que no refleja la naturaleza de un proceso que no ha sido de imposición directa a la forma rígida y clásica que se pueda imaginar, sino que se habría hecho de manera indirecta. En términos de Foucault, el estado abraza a la sociedad, entendido como el aumento de las necesidades administrativas de forma que el individuo se convierte en un dependiente de las capacidades del estado. Así, el desarrollo de la administración para el control de movimientos venía a ser una forma más de ejercer autoridad o abrazar a la ciudadanía, una ciudadanía que no existía como tal, por lo que era tarea del estado moderno crearla. Los objetivos eran de los más diversos como mantener un mercado laboral estable, mantener la seguridad evitando la entrada de espías o la movilidad de las clases más bajas (a los que en algunos periodos no se les expedía pasaporte) u otros objetivos vistos en el capítulo anterior.

Al relacionar estado moderno e identidad, los autores que tratan este tema suelen relacionar conceptos como estado-nación, nacionalidad, no-nacional y extranjero, diferentes términos para determinar diferentes tratamientos. A este respecto, Saskia Sassen señala que el hecho de unir la soberanía del estado con el nacionalismo convirtió al extranjero en un forastero, y afirma para el caso concreto de los refugiados, que surgirían en el periodo en el que se configuraba el estado moderno, que el estado podía definir a os refugiados como personas que no pertenecían a la sociedad nacional, que no podían optar a los derechos de los ciudadanos. (Sassen, S. 2013: 116).

Los sistemas de control de la movilidad, como eran el pasaporte y el visado, cumplían esta otra función de identificación dando lugar a una revolución identificativa, tal y como la entiendía G. Noiriel. En estos documentos se reflejaba el origen familiar del individuo que desprendía información sobre su estatus, su formación, zona de residencia e incluso toda clase de información en el caso de los visados, en los que se solicitaba (y se solicita en muchos casos en la actualidad), el lugar de residencia durante la estancia en el extranjero (o en el país huésped), la capacidad de financiarse económicamente y la reserva del viaje.

Todos los aspectos identificativos reflejados en un pasaporte o visado reflejan las características de un cuerpo individual en relación con su gobierno, tal y como expone M. Salter (2006), siendo los sistemas de visados y pasaportes los que permiten la pertenencia o membresía en una comunidad en su propio territorio y cuando se encuentra en otro territorio exterior. Esta argumentación coincide con la realizada por Foucault entorno al concepto de biopolítica entendida como la forma moderna de gobernar la vida de la población que produce cuerpos dóciles a través de una continuada conjunción de soberanía sobre el territorio. (Jansen, S., 2009: 815) Una manera de entender la política o de como el estado ejerce la soberanía sobre los ciudadanos/cuerpos, desposeyéndoles así de su humanidad en una forma de control y de anonimato bajo la necesidad de control de la forma más aséptica. Sobre esta base de posiciones desiguales se establece la relación entre cuerpo y estado, unas relaciones de saber y poder, en las que a mayor información sobre el cuerpo, mayor control político se tendrá sobre el mismo. Como señala el propio Salter en línea con la argumentación de Foucault, el poder construye el sujeto obediente, pero no se limita a reprimir a los desobedientes. (Salter, M., 2006: 171) Tal y como afirma el propio Salter, el orden bipolítico internacional se crea mediante la clasificación y la contención de un régimen de vigilancia y con una política tecnológica internacional del individuo dirigida por la globalización de los documentos, la biométrica y el régimen aconfesional.

Esta misma lógica de relaciones de saber/poder se puede trasladar al momento de atravesar una frontera tanto de forma legal como ilegal. En este momento es cuando pasaportes y visados cumplen con sus principales funciones: representación física de la soberanía en cuanto a protección del propietario fuera de sus fronteras, y como identificación y provisión de información del individuo hacia el país que le recibe. Es pues la frontera un espacio complejo en el que se produce incluso un sentimiento de afectividad entre sujeto y documentos en tanto en cuanto ese documento aporta sensación de seguridad al individuo.

Salter, tomando el concepto de estado de excepción enunciado por Agamben dentro de su teoría del homo sacer, entiende por estado de excepción una situación anormal en la que las leyes se suspenden para quedar el poder, en manos de la fuerza que es la que ejerce la ley y determina dejar pasar a un individuo u otro. Una situación que nos recuerda a los momentos de crisis bélicas en la historia en las que se establecían leyes extraordinarias para el control de la movilidad con la imposición de pasaportes y visados. Salter va un paso más allá al señalar que las fronteras se configuran como un estado de excepción permanente, en el que será la soberanía en forma de pasaporte o visado, la que determine que un individuo sea catalogado como incluido o excluido del estado huésped, o incluso sea definido como un refugiado.

Esta metáfora del estado de excepción permanente refleja de una forma muy visual los controles fronterizos que se integran como herramienta de las políticas migratorias nacionales, que cada vez se van configurando en mayor medida de una manera transnacional ya que los estados quieren ceder mayor soberanía en este sentido a las organizaciones internacionales y sistemas regionales por la complejidad de su gestión. La identificación se convierte en clave y por ello el sistema de pasaportes y visados es de tremenda importancia. Si bien la tipología se ha ido definiendo y delimitando con la creación del estado moderno, actualmente existen unas normas internacionales que estandarizan la forma de estos documentos.

En la situación de crisis económica que atraviesan los países desarrollados, el control de las inmigraciones legales e ilegales se vuelve en un eje central de las políticas exteriores. La aplicación del requerimiento de visados a los pasaportes se vuelve una herramienta imprescindible, para el control de la movilidad y como herramienta de presión hacia otros estados en ese pulso migratorio. M. Czaika y H. de Haas (2014), por ejemplo, han demostrado empíricamente que la aplicación de los visados reduce levemente los flujos migratorios entre los países que establecen el visado, pero no se reducen en cuanto a número de inmigrantes, es decir las migraciones continúan solo que cambian de dirección hacia otros países en los que el visado no es requerido. Por lo que cabría plantearse hasta qué punto, estas medidas de control por imposición de visados son unas medidas efectivas, pero sobre todo, justas.

Bibliografía:

Noiriel G., [1996 (1988)] The french melting pot inmigration citizenship and national identity, Mineapolis, University of Minnesota Press.

Salter, M., (2006) The global visa regime and the political technologies of the international self: borders, bodies and biopolitics, Alternatives 31, 167-189, en http://www.sagepublications.com.

Salter, M., (2004) Passports, mobility, and security: How smart can the border be? Policy in international studies, International Studies Perspectives, nº 5, p. 71-91, Blackwell Publishing, Malden.

Sassen, S (2013) Inmigrantes y ciudadanos. De las migraciones masivas a la Europa Fortaleza, Siglo XXI.

Torpey, J., (2000) The invention of the passport Surveillance, Citizenship and the State, Cambrbidge, University Press Cambridge.